blog

Cada Encuentro, una historia

VAMONOS AL 2015: Soñar, Ayudar, Sonreír

VAMONOS AL 2015: Soñar, Ayudar, Sonreír

VAMONOS!!! Es el grito que sin duda estará en tu corazón al iniciar este año, ese VAMONOS a vivir un 2015 intensamente, a explotarlo cotidianamente, a sacarle el máximo provecho y empaparlo de nuestra vida, de nuestras inquietudes, de nuestras soluciones, de nuestra creatividad, de nuestra alegría, de nuestro optimismo, de nuestro amor, de nuestra vida.

VAMONOS!!! Es el grito que sin duda estará en tu corazón al iniciar este año, ese VAMONOS a vivir un 2015 intensamente, a explotarlo cotidianamente, a sacarle el máximo provecho y empaparlo de nuestra vida, de nuestras inquietudes, de nuestras soluciones, de nuestra creatividad, de nuestra alegría, de nuestro optimismo, de nuestro amor, de nuestra vida.

SOÑAR!!! Desperté al mundo mejor que tanto anhelo. Soñé, desperté y me alegré de ver que ese sueño estaba en mis manos. Supe encontrar en cada día una ventana que se abre a la trascendencia, a un horizonte apasionante, a un mundo mejor. Supe soñar y recuperar la confianza en mí mismo que me permitió superar los miles de problemas cotidianos al saber que otro mundo es posible.

AYUDAR!!! Encontré en el otro mi mejor pareja. Supe que todos somos un gran tesoro que reclama ser contemplado y aprovechado, y así supe que ayudando es como mis sueños dejaban de ser una mera ilusión y se convertían en una realidad. Descubrí que al ayudar supero mi epidermis y descubro la riqueza del otro que me hace sentir querido, útil y pleno. Descubrí en cada persona que me rodea un mercado potencial para mis capacidades y disfrute observando lo mucho que cada uno de nosotros puede hacer.

SONREÍR!!! Prendí la luz de mi interior. Comprendí que vivir en plenitud es lo más apasionante que puede existir. Que poner todo en esta vida por ayudar a que se cumpla el sueño de nuestro mundo da el mayor pago que se puede tener: amar y ser amado. Y al saber que el único candado que limita el amor es mi voluntad supe abrir esa hermosa puerta y gozar de la entrega sincera a los demás. Vi que mis sueños eran tan solo una efímera luz del gran sueño que Dios quiere para este mundo, su Reino. Percibí que en cada lucha nunca he estado solo y que una misteriosa Providencia ha guiado, cuidado y fortalecido mis pasos. No pude dejar de sonreír porque supe que nada me falta y que todo me espera. Nada me falta en cada paso de mi vida para poder amar y todo me espera tras esa puerta que dice SI a cada oportunidad de seguir soñando y sirviendo a los demás.

Al final, desperté y era tan solo 4 de enero, vi que mañana es el primer día de clases y trabajo para la mayoría y no pude dejar de SONREIR, porque el AMOR me permite soñar un gran 2015 lleno de esa apasionante SOLIDARIDAD que construye sin parar ese gran México, ese hermoso mundo que todos queremos. Mi único propósito para este año: soñar, ayudar, sonreír. VAMONOS!!!